Aniversario Perú Jueves, 2 octubre 2014

Las memorias de AniversarioPerú – Parte 5

Aniversario Perú

soy Biólogo, PhD. Hobbies: investigador en usos de las TIC, periodismo de datos, nerd, etc.

Si no leíste, aquí están los episodios anteriores:

Aprendiendo inglés.

Aprendiendo inglés.

En solo un mes, hablas inglés

Una de las cosas que se necesita aprender para intentar conseguir una beca en el extranjero es dominar el idioma inglés.

Cuando estaba en el colegio el único curso que me gustaba era el de inglés. En algunos de los colegios que estuve no enseñaban casi nada de nada. Por circunstancias de la vida llegué a estudiar un par de años en un colegio que tuvo la excelente idea de agrupar a todos los alumnos de secundaria según su grado de manejo del inglés. Habían 3 niveles en total, básico, intermedio y avanzado. Yo estaba en el nivel “avanzado” donde habían chibolos de 1ero de secundaria que estudiaban en el IPCNA combinados con nosotros los “viejos” de 5to año.

Lo bueno de este sistema era que las clases avanzaban rápido ya que todos los alumnos de cada nivel tenían casi el mismo conocimiento del idioma. Nos enseñaban bastante gramática y algo de vocabulario. Era mucho mejor que el método clásico donde los profesores enseñaban lo mismo año tras año. Las vocales, el abecedario, cat = gato; dog = perro, etc.

Aprendiendo a leer inglés

Durante los estudios universitarios nos obligaban a leer artículos científicos recientes para preparar exposiciones en clase. Para mala suerte, todos estos artículos científicos estaban en inglés. Algunos compañeros se recurseaban traduciendo los artículos al castellano y vendiendo la traducción al mejor postor. A misios como yo solo nos quedaba traducir palabra por palabra con la ayuda de un diccionario. Leer un solo artículo científico nos podía tomar varios días de traducción a tiempo completo.

Entonces luego de 5 años de traducir y leer tantos artículos uno termina con cierta facilidad en la lectura de texto escrito en inglés. Uno llega aprender tantas palabras que eventualmente se hace fácil leer textos técnicos de corrido sin necesidad de recurrir tan seguido al diccionario.

Aprendiendo a hablar y escuchar inglés

Otro hito importante a alcanzar es la capacidad de poder entablar una conversación en inglés sin sonar a metralleta al pronunciar sílaba por sílaba o palabra por palabra.

Pensé que podía mejorar mi spoken english si me matriculaba en algún instituto de idiomas. Hice mis averiguaciones y el IPCNA costaba bien caro, el Británico costaba un poquito menos pero enseñaban menos horas. Entonces recordé que había visto en la tele un comercial de un instituto que prometía hablar inglés en sólo un mes! Decidí creerle al MC Hammer bamba que cantaba “En solo un mes! hablas inglés” y me matriculé en el local de la Av. Alfonso Ugarte.

Había hecho mis cachuelos y tenía mis ahorritos. Solo me alcanzaba para pagar 1 mes de estudios. Suficiente pensé. Tuve que pagar 20 soles adicionales para dar un examen de calificación y me pusieron en el nivel Básico III. Al final del mes de estudios me di cuenta que el maldito MC Hammer bamba de la tele me había mentido vilmente.

Aprendiendo a leer Latín y Alemán

Aún no terminaba de superar la rabia por haber sido estafado por MC Hammer cuando mi profa entra al laboratorio y me dice:

-Hola hijito. Aquí hay unos libros para que saques fotocopias a todas las páginas que he marcado. Son las descripciones originales de las especies de pajaritos que tienes que estudiar para tu tesis.
-Asu profa. Estos libros son fotocopias de libros bien viejos.
-Sí hijito. Yo misma saqué estas fotocopias cuando viajé a Londres. Les sacas fotocopia y me devuelves rápido los libros, y me los cuidas! No tengo plata para viajar a Londres a cada rato.

Luego de fotocopiar y devolver los libros me di cuenta que los textos eran de 1860 y otros de 1920. Algunas de las descripciones originales estaban escritas en latín, otras en alemán y no había ninguna en idioma inglés.

Fui a preguntar a la profa si me estaba troleando otra vez.

-Ay hijito. Antes el idioma de la ciencia era el latín. Todas las comunicaciones científicas se daban en latín. Luego de muchos años entró a dominar el idioma alemán hasta finales de la 2da guerra mundial. Allí recién comenzó a utilizarse el inglés como idioma oficial de la ciencia.

Caballero nomás. Fui a la Av. Emancipación y conseguí unos diccionarios de bolsillo en latín y alemán. Lo malo fue que al tratar de leer en 3 idiomas todo se mezcló y empecé a confundir la declinación en latín con el caso dativo y genitivo del alemán.

A duras penas pude traducir los textos y avanzar con la tesis. Pero la confusión de los 3 idiomas me hacía renegar. Trataba de conseguir más cachuelos para ver si podía matricularme en otro instituto de idiomas. Buscaba las letras de las canciones de los Beatles en la internet y cantaba las canciones en la ducha con la esperanza de mejorar mi habilidad en el spoken english.

Un viaje accidentado

Pero el punto de quiebre en mi aprendizaje del idioma inglés ocurrió poco después de la llegada de un par de gringos al laboratorio. Estos gringos estudiaban arañas y habían llegado a Lima para alquilar un auto y viajar a la zona de Oxapampa en búsqueda de especímenes para incluir en sus estudios sobre la ecología de un grupo de arañas.

Un tesista de la maestría les había tramitado el permiso de colecta de arañas en lo que antes se llamaba INRENA (ahora asimilado al Ministerio del Ambiente de Agricultura). Uno de los requisitos para que los extranjeros consigan este permiso es que incluyan a una “contraparte peruana” en su trabajo de investigación, ya sea en la parte metodológica o de análisis. En otras palabras, era obligatorio (no sé si lo seguirá siendo) que los gringos lleven a un peruano en su viaje.

Se suponía que este tesista iba a viajar con los gringos y de paso él aprovechaba en colectar material para su tesis. Pero un día antes que llegaran los gringos, el tesista había enviado un email diciendo que estaba en Puno y que no sabía cuando iba a regresar.

Entonces se necesitaba encontrar un reemplazo inmediatamente. Se necesitaba un valeroso tesista que se anime llevar a los gringos al Perú profundo y los acompañe en su expedición. Además este tesista debería servir de intérprete ya que los gringos no hablaban ni michi de castellano. Los gringos tenían cara de caídos del palto y habría que cuidarlos que no los asalten, roben, engañen o hagan bullying durante el viaje.

En esas estaban cuando se me ocurre llegar al laboratorio y noto que la profa me recibe con sonrisa más amplia que de costumbre. Y sí, ya te imaginas que el elegido para viajar con los gringos fui yo (Yoni).

El viaje fue bueno para mí. Duró casi tres semanas y no te sigo contando por que lo haré en el próximo capítulo de estas memorias. Fue bueno a pesar del accidente de tránsito, a pesar que no me pude bañar durante 2 semanas seguidas…

Aquí encontrarás el siguiente capítulo.

Tags

Aniversario Perú

soy Biólogo, PhD. Hobbies: investigador en usos de las TIC, periodismo de datos, nerd, etc.