Aniversario Perú Domingo, 12 abril 2015

Las memorias de AniversarioPerú – Parte 17

Aniversario Perú

soy Biólogo, PhD. Hobbies: investigador en usos de las TIC, periodismo de datos, nerd, etc.

Si no leíste, aquí están los episodios anteriores:

Las defensas de tesis en mi programa de doctorado tienen una estructura algo diferente a las que uno como peruano puede estar acostumbrado.

Cuando sustenté mi tesis de biólogo en la UNMSM, expuse mi tesis por 40 minutos, luego vinieron 10 minutos de preguntas donde cada miembro del jurado hizo una pregunta y 5 minutos de deliberación por los miembros del jurado donde decidieron si aprobar o desaprobar la tesis. Además, siempre, uno los miembros del jurado es tu propio asesor de tesis, y se espera que te haga una pregunta que puedas responder sin problemas. Fue roche el mio cuando, por nervios, no pude responder la pregunta de mi asesor. #EPIC #FAIL.

Yo pensaba que los Europeos eran cojudos por tener un sistema de defensa de tesis tan particular:

  • El tesista hace una exposición muy somera de su trabajo durante 5 minutos.
  • El oponente expone con más detalle el trabajo del tesista, tratando de ponerlo en un contexto mayor y generalizando los resultados para que calcen en el conocimiento actual del área de estudio. El oponente está en capacidad de hacerlo ya que se supone que ha estudiado la tesis al derecho y al revés. Además se recomienda que haga su exposición de tu tesis mediante una presentación en PowerPoint.
  • Se espera que el oponente se demore entre 20 y 30 minutos en exponer la tesis del tesista.
  • Discusión durante aproximadamente 2 horas entre oponente y tesista. Se supone que es un diálogo académico donde el oponente hace todo tipo de preguntas respecto al trabajo contenido en los 4 capítulos de la tesis. Pero en realidad más parece una carnicería donde el tesista es flagelado con preguntas hasta que pida perdón por haber nacido.
  • Para terminar, ronda de preguntas por los miembros del jurado (1 pregunta por cabeza).

Cuando vi este sistema de tesis la primera vez yo pensaba:

Qué cojudos, así no vale pe, el tesista solo expone su tesis por 5 minutos? Se la lleva fácil.

Conforme pasaba el tiempo y asistía a defensas de tesis de mis amixeres, le iba encontrando el chiste al asunto. Se supone que la defensa de tesis debe consistir en la habilidad del tesista en demostrar que puede sustentar las decisiones que tuvo que tomar como estudiante:

  • Sustentar si el diseño experimental que empleó fue el correcto.
  • Defender el porqué uso tal método de análisis de datos, considerando los pros y contras.
  • Defender tus resultados a pesar de los posibles vacíos de información.
  • Defender tus conclusiones a pesar que el oponente dice que puedes estar equivocado. Defenderlas a pesar te dicen que no pueden ser robustas o que hayan aparecido mejores datos y/o métodos con el paso del tiempo.
  • Defender tu trabajado de tesis cuando el jurado/oponente se ponen en modo “troll” y te dice que tu trabajo es basura.

En realidad tu trabajo no es basura solo que ellos quieren ver qué argumentos usas para defender tu tesis.

Creo que el objetivo principal es averiguar si el trabajo de tesis lo has hecho realmente tú. Sobre todo quieren saber si hiciste el trabajo con fundamento, luego de evaluar métodos y procedimientos alternativos. Quieren pillarte en el caso que hayas usado tales métodos por que “tu asesor te dijo”. Eso sería lo peor y ameritaría desaprobación te tu tesis.

Debe ser por eso que se concentran en darle más tiempo al oponente para que haga preguntas por casi 2 horas, sin descanso, sin piedad. Se supone que este método de evaluación es mejor que cuando el tesista da una charla de media hora y solo recibe 1 pregunta de cada miembro del jurado. Allí se estaría evaluando la capacidad de aprenderse un discurso y desenvolverse satisfactoriamente en un estrado. Se daría mayor énfasis a la capacidad pedagógica del tesista.

El caso del resto de miembros del jurado

Yo andaba tan emocionado con la llegada del oponente que me había olvidado por completo del resto de miembros del jurado! Felizmente uno recibe ayuda y mi asesor y co-asesor habían coordinado todo. Resulta que son cuatro los miembros del jurado y más el oponente hacen un total de cinco verdugos. La facultad también hace una revisión del historial de estas personas que deben ser profesores de otras universidades. Está de más decir que deben ser Doctores. Sin bien no es exigencia que sean profesores de universidades en el extranjero, es necesario que no sean profesores de la misma universidad que te dará el PhD. En última instancia es aceptable que como máximo uno sea de tu universidad pero de otra facultad. En mi caso uno de los miembros del jurado que se consiguió era de mi universidad pero perteneciente al museo botánico. Otro de mi jurado venía de un país cercano y había llegado a la ciudad por barco, la noche anterior. Los otros dos jurados venían de universidades del norte del país. De mi misma facultad fue una profa que estuvo actuando de miembro jurado suplente en caso algún jurado fuera falla y no llegara a tiempo a la defensa. Pero no se requirieron de sus servicios.

Tomen asiento en el auditorio

Mi defensa de tesis fue en esos auditorios con capacidad para 300 personas, con butacas distribuidas en filas escalonadas a manera de mini coliseo. La defensa es pública y van tus compañeros, mayoría de profes de la facultad, amigos, familiares, chismosos, sapos, etc.

Se ubican en el estrado el oponente y el tesista, sentados en la misma mesa pero en lados opuestos, mirándose cara a cara, dispuestos para un debate sin cuartel, a calzón quitado. El oponente y tesista son los actores principales del show y todos los reflectores apuntan hacia ellos.

El miembro del jurado se sienta en segunda fila al frente del estrado. Ellos deben observar el espectáculo y evaluar el desempeño, no solo, del tesista. También evalúan el desempeño del oponente. Evalúan la calidad de preguntas del oponente así como la calidad de respuestas del tesista. Ellos son como el jurando de un encuentro de box, donde se encargan de anotar y llevar la cuenta del puntaje de los contrincantes.

Siempre es difícil de encontrar al asesor del tesista. En la UNMSM mi asesor se sentó al costado del jurado. En mi defensa doctoral, mi asesor se sentó en la esquina más lejana posible del auditorio. Luego de un rato lo pude ubicar y vi cómo se escondía detrás de las butacas.

Pro-tip: eso no funciona como apoyo moral a tus tesistas.

Ubicaciones estratégicas

Ubicaciones estratégicas

Estrés y memoria

He demorado en escribir esta parte de la historia debido a que no recuerdo mucho de lo acontecido. He estado preguntando a varios colegas y no son pocos los que no pueden recordar lo ocurrido durante sus respectivas defensas de tesis. En mi caso puedo recordar con mayor detalle mi defensa de tesis de biólogo pero por alguna razón me es difícil recordar la defensa de tesis doctoral.

Hay estudios que indican que en situaciones de profundo estrés se secretan hormonas al torrente sanguíneo que afectan la memoria. Se cree que estas hormonas afectan la consolidación de eventos en la memoria y su posterior recuperación. Mi asesor me dice que en su caso no recuerda nada de nada, que él borró casete. Yo al menos recuerdo algo.

Y llegó la hora

A eso de las 9:30am me dirigí hacia el auditorio acompañado del oponente y asesor. Hicimos prueba de sonido y verificamos que la computadora del oponente funcione con el proyector de PowerPoint. En esos momentos aparecieron los cuatro miembros del jurado, cada uno con una copia de mi tesis bajo el brazo, y tomaron sus posiciones.

9:50am entra la audiencia al recinto, mis amixeres del doctorado, profes de la facultad y uno que otro chismoso.

9:55am entra la secretaria de la facultad corriendo con un ramo de flores hermoso dentro de un gran florero y lo pone sobre la mesa, a mi lado izquierdo. Risas en el auditorio. Me hizo ruborizar.

9:57am otra vez entra la secretaria corriendo, esta vez trayendo vasos y latas de agua mineral, para mí y el oponente.

10:01am el decano de la facultad cierra la puerta del auditorio y hace las presentaciones respectivas. Me invita a pasar al podio a sustentar mi tesis. Mi presentación de PowerPoint solo tiene 5 diapositivas. Expongo mi tesis de manera muy superficial por 5 minutos. En realidad solo se hace una presentación del grupo taxonómico de estudio.

10:10am le doy pase al oponente para que realice su exposición de mi tesis. El oponente se manda con una exposición interesante de los tres primeros capítulos de mi tesis diciendo que el cuarto es muy técnico y seguro no le alcanzará tiempo para exponerlo. El oponente logra su objetivo de coger la sustancia de mi tesis y ponerlo en un contexto mayor. Logra hacer encajar mi tesis como si fuera una pieza de aquel rompecabezas incompleto que es nuestro conocimiento de la ecología y evolución de organismos neotropicales.

10:40am El oponente termina de exponer y me pregunta si estoy satisfecho con su descripción de mi trabajo de tesis.

– Sí ta bien.

Mientras dice “entonces pasamos a la sesión de preguntas y discusión” me mira con esta cara:

2015-04-12_troll

Yo comienzo a sudar frío.

10:45am comienza la masacre. El oponente comenzó con preguntas suaves. Preguntas de introducción al tema como el número de ejemplares utilizados en los análisis, número de caracteres utilizados, etc. Pero luego se puso en modo chuqui, sacó su látigo y me comenzó a flagelar.

Me peguntaba cosas como esta:

– Tú has usado este método en el capítulo II. Todos sabemos que ese método produce resultados subóptimos en algunos casos. Crees que hiciste bien en usar ese método?
– Sí.
– Queeeee? Estás seguro que hiciste bien? No hubiera sido mejor que uses este otro método?

En ese momento mil pensamientos pasan por mi mente. “Yo creo que hice bien. No puede ser que me haya equivocado tan feo. Hmm, ya tengo hambre. Pero yo revisé los fundamentos del método y no debería tener comportamiento aberrante con mis datos. Creo que hice bien. Pero el oponente me dice que me he equivocado. Quizá me quiere engañar. Hmmm pero tiene cara de póquer, no sé si me está mintiendo. Pucha, esto recién comienza y ya me puso en apuros. Y si me equivoqué realmente? digo que me he equivocado? Pero ese capítulo ya fue publicado años atrás y ha sido citado muchas veces sin recibir críticas. Y ahora qué respondo?”

Yo pensaba que mi trabajo de tesis era sólido ya que me había asegurado de ponerle buenos cimientos al examinar todos los métodos disponibles y utilizar el más adecuado. Y ahora viene este profe y con una sola pregunta se ha tumbado mis cimientos y me ha dejado desmoronado en el piso.

En ese momento entendí como debe sentirse una rata acorralada en una esquina de la casa cuando vienes para darle en la cabeza con un escobillón.

También en ese momento logré entender lo que significa la frase stick to your guns. Solo me quedaba confiar en que había hecho lo correcto y no dejarme vencer. Debía poner pies firmes y devolver los disparos mediante la justificación de mis decisiones y elección de metodologías y procedimientos durante el trabajo de tesis.

Debía usar esa estrategia de fundamentar mis decisiones a menos que me dé cuenta que haya caído en error. Uno nunca está libre de errar y es bueno reconocer haberse equivocado si fuera el caso. Pero uno no debe dejarse manipular por el oponente y aceptar falta cuando uno sabe que actuó de manera correcta.

Al mismo tiempo pensaba: y si de verdad me equivoqué, y el oponente me está dando una oportunidad para reconocer mi error? Pero yo creo que no me he equivocado. Ya que chu… defenderé mi trabajo!

11:45 Ya había pasado una hora de discusión con el oponente donde me esforzaba al máximo en defender mi elección de metodologías, uso de datos, discusión y conclusiones de cada capítulo de mi tesis. Tanto era el nivel de estrés que ya me sentía agotado. En un momento que tomé un poco de agua llegué a alcanzar con la mirada a mi asesor y pensé en hacerle señas con las cejas para que de una vez tire la toalla.

Que alguien ayude a AniversarioPeru!

12:40pm “el oponente mira el reloj en la pared y dice. Aún tengo más preguntas para hacerte pero me indicaron que solo tenía 2 horas disponibles y ya se cumplieron”.

12:41pm el decano dice “que alguien recoja a AniversarioPeru para que comience la ronda de preguntas por los miembros del jurado”.

Tengan piedad!

12:50pm las preguntas de los tres primeros miembros del jurado fueron sencillas. Solo quedaba una última pregunta del último miembro del jurado. Yo pensaba: resiste que en 5 minutos más todo habrá terminado.

Pero no. Este miembro del jurado tenía otros planes. Empezó a bombardearme con preguntas las cuales yo me esforzaba en responder. Trataba de encajonarme al clamar haber encontrado serias fallas en uno de los capítulos de la tesis. Yo esquivaba los ganchos y devolvía jabs. Hasta que finalmente me dice:

– Para terminar. Yo creo que tus datos son basura, tus análisis son basura. Tú crees que se debe tener esta clase de basura en una tesis doctoral?

En retrospectiva, luego de tantos años transcurridos, ahora sé que ese jurado me quería dar el golpe final. Él quería destruirme al hacerme creer que mi trabajo era basura. Él estaba esperando que defienda mi trabajo con fundamentos y trate de demostrar que mi trabajo no era basura. Se supone que solo debía demorarse 5 minutos, pero este maldito, entre pregunta y repreguntas me había hecho corretear por un total de 45 minutos. Yo sentí que solo habrían pasado 15 minutos, pero mi coasesor me diría que él estuvo tomando el tiempo y fueron 45. Creo que este jurado quería hacerme experimentar lo que es una defensa de tesis.

Veredicto

Terminada la defensa, el decano anunció que se reuniría con el oponente, miembros del jurado y asesor a puerta cerrada para deliberar si aprobaban o desaprobaban mi tesis.

Recogí la poca humanidad que me quedaba y me paré al costado de la puerta a despedir y agradecer a los asistentes y aceptar de manera estoica los pésames y palabras de conmiseración de mis amigos.

Uno de los primeros en acercarse fue mi asesor de tesis que había bajado corriendo con los ojos abiertos como dos huevos fritos. No recuerdo qué dijo solo que me dio la mano y un abrazo. Mis amixeres decían cosas como “bien hecho!”, “excelente”. Sínica y Marica se quedaron a conversar un ratito y dijeron estar asombradas que no hubiera mostrado síntomas de nervios durante la defensa. Aparentemente no fue evidente que me estaba haciendo la pichi durante la defensa.

La profa de mi facultad, suplente del jurado, que únicamente le conocía una cara más seria que la de Doña Clotilde, pasó con gran sonrisa en el rostro y solo repitió “muy bien, muy bien”.

Estaba desconcertado. Aparentemente había realizado una buena defensa y no me había dado cuenta. Sabía que había podido responder bien algunas preguntas pero en muchas me afirmaba en defender mi trabajo a pesar que el oponente me decía que la había embarrado.

Luego de un rato, salió el decano y asesor de la cámara secreta. El jurado les había preguntado si realmente había sido yo quien hizo la chamba de la tesis. Querían asegurarse que yo había realizado los análisis de datos y escrito los manuscritos que terminaron en publicaciones y siendo capítulos de la tesis.

En la cámara secreta seguía el oponente con el jurado. Luego de unos minutos salió el oponente. Se supone que el oponente tiene que manifestar al jurado su apreciación sobre la defensa. Las preguntas que hizo al tesista fueron respondidas adecuadamente? El tesista sabía lo que estaba hablando? Pudo defender su trabajo satisfactoriamente? En este caso el oponente tiene voz pero no tiene voto. Una vez que se quedan solos los 4 miembros del jurado hacen votación y por mayoría simple se llega al veredicto: tesis aprobada o desaprobada.

Salió el jurado y dijeron: felicitaciones. Yo saltaba en un pie.

Varias horas después, mientras tomaba unas chelas con uno de los miembros del jurado, me enteraría que habían decidido por unanimidad en aprobar mi tesis.

El almuerzo

El jurado salió de la cámara secreta y se acercaron a felicitarme y a preguntarme por el almuerzo. La secretaria otra vez llegó corriendo con unos papeles para que todos firmemos y así comenzar el trámite de mi diploma de PhD. Mi coasesor anunció que ya nos estaban esperando en el faculty club para almorzar y que nos apuremos porque ya estábamos tarde.

En ese momento me enteré que la universidad tenía un faculty club. Resultó ser el comedor de uso exclusivo para el Rector y autoridades máximas de la universidad. Además lo usan para recibir a almorzar a invitados ilustres. Y se acostumbra que allí almuercen los que estén involucrados directamente en las defensas de tesis doctorales: – El decano, asesor, coasesor, oponente, miembros del jurado y el tesista.

El faculty club resultó ser un lugar bien bonito, con enchapados de madera en las paredes, sillones y sillas de cuero. Era bien parecido al bar inglés del Country Club. Mi tío Yorch sabe.

Y allí me encontraba yo, sentado en la misma mesa con el oponente, jurado, asesores y decano, le iba a meter tenedor a una papa sancochada cuando me di cuenta de la revelación:

Estaba sentado en la misma mesa con puros PhDs, y ahora yo era PhD también, era uno de ellos, había ingresado al gremio. Esta parte fue la que más me gustó aquel día y es la experiencia que más me ha gustado de todo el doctorado. Ese almuerzo es un pequeño gesto pero muy significativo. Causa un sentimiento único.

El tonazo

En esa universidad es costumbre que haya un fiestón el mismo día de la defensa de tesis. Todos están invitados siempre y cuando hagan efectiva su matrícula, 25 euros por persona. Ese dinero sirve para costear una serie de gastos pero no cubre todo.

Así que ese día en la noche se armó la jarana. Con varias semanas de anticipación había alquilado un pequeño local dentro de la universidad para hacer una fiesta. Había contactado a una empresa de catering para que nos traiga la cena. El local proporcionaba los vinos, cervezas y gaseosas a consignación.

También es costumbre que tus compañeros del doctorado te ayuden bastante y se repartan las tareas. Algunos se encargaron de la decoración. Sínica y Marica compraron un mantel de 50 euros para la larga mesa donde íbamos a cenar. Pusieron velas espaciadas homogéneamente, servilletas de colores, copas, vasos, cubiertos y platos.

Otros amixeres se encargaron de recibir a la empresa de catering y acomodar toda la comida en bandejas en algún lugar adecuado del local. Descorcharon los vinos y se aseguraron que las chelas estén bien al polo.

La cena fue bonita con algunos discursos, chistes y brindis. Cuando ya todos habían terminado el postre y tomado sus cafés y/o whiskis o cognacs comenzó el tonazo.

Mis amixeres se encargaron de desaparecer la larga mesa y hacer espacio para convertir el pequeño local en una pista de baile. Fueron a traer al DJ que estaba fumando su cigarrito en la esquina y prendieron las luces sicodélicas.

Bailé un rato, conversé otro rato, cogí una chela y me senté en el sofá a ver cómo se divertían los asistentes. La cena había comenzado a las 6:00pm, ya eran casi la media noche y varios estábamos cansados. Solo quedaban en el centro de la pista de baile un grupito de chicas del doctorado bailando entre ellas. En eso veo que en simultáneo se sacan los zapatos con tacones, los huaraquean en el aire mientras dan un grito de guerra y los tiran a un rincón. Ahora ya estaban listas para bailar un par de horas más.

Y allí estaba yo tomando mi chela, disfrutando ese líquido amargo mientras caía en cuenta de lo que había hecho. Había logrado el objetivo que me tracé en esa combi en algún lugar del centro de Lima catorce años atrás. Cada paso, cada movimiento que había hecho desde que estaba en la academia preuniversitaria estaban pensados para llegar a ese momento.
Había llegado a la meta que me demoró 14 años en alcanzar.

Y allí estaba yo, sin la más mínima idea de qué hacer a continuación.

Fin.

Tags

Aniversario Perú

soy Biólogo, PhD. Hobbies: investigador en usos de las TIC, periodismo de datos, nerd, etc.